La Hora

Enlace original: http://www.lahora.cl/2016/11/se-estrena-filme-protagonizado-actores-sordos/

 

Un diálogo de sordos es una expresión metafórica que cada tanto utilizamos para referirnos a situaciones en que dos personas no hacen el suficiente esfuerzo por atenderse. En ella, sin embargo, opera un supuesto que Ximena Quiroz no comparte para nada: que los sordos no pueden comunicarse.

Por ello, hace dos años, la cineasta comenzó con un proyecto que se verá coronado mañana, cuando se exhiba su película (((Resonancia))). El documental aborda la inclusión de las personas sordas a través del seguimiento de un montaje teatral con elenco mixto de actores oyentes y sordos.

Su objetivo era poder ver más allá de lo que mostraba dicha obra de teatro y encontrar tras bambalinas revelaciones en cuanto a la relación de las personas sordas con las oyentes, como un símil de lo que ocurre cotidiana e invisiblemente en nuestra sociedad.

A través de este trabajo, Quiroz invita a las personas oyentes “a considerar la existencia de los sordos, que necesitan ser visibilizados para resolver sus problemas. Esta película es un esfuerzo para crear conciencia de este mundo que no es discapacitado y que tiene una cultura y lengua propia”.

“Debemos fomentar la inclusión de estas personas a través del aprendizaje de su lengua”, comenta la realizadora.

(((Resonancia))), explica, lleva ese título como una forma de describir el efecto que espera lograr.

“La palabra resonancia alude metafóricamente a trascender más allá de la audiencia, llegar más allá y poder generar algún especie de cambio de conciencia. Los paréntesis quieren reflejar la idea de una onda expansiva en el agua. Así quiero que esto sea un aporte y generar cambios de actitudes que vayan ad hoc con la sensibilidad de la película”, detalla.

El documental tiene cuatro protagonistas sordos que reflejan, a su vez, la gran diversidad que existe al interior de la comunidad sorda. Karina Maureira, Bárbara Fuentes, Cristóbal Lizama y Dagoberto Huerta, cada uno con sus diferentes realidades e historias, dan vida a la ópera prima de la realizadora nacional.

El montaje, además, tiene la particularidad e haber incluido a Alejandro Hidalgo, productor cinematográfico sordo, en la asistencia de producción.

“Él nos ayudó mucho en todo el proceso de la búsqueda de los personajes, en la vinculación con la comunidad sorda en la que es un referente. Yo aprendí lengua de señas para esta película y para la vida. Esta es una película para oyentes y no oyentes, que en ciertos momentos tiene dos subtítulados para que se entienda que hay dos espacios comunicativos paralelos”, relata Quiroz.

El proyecto fue co-producida por Pupa Studio Creativo y Variaciones Arte Escénico y fue financiada por Servicio Nacional de la Discapacidad (Fonapi 2015) a través del respaldo de Fundación Sordos Chilenos.

Estará en exhibición del 4 hasta el 16 de noviembre (menos el día 12 y 13) en la Cineteca Nacional de Chile.