Dagoberto Huerta perdió el oído en 2012

Bailarín sordo le enseña danza a Lorena Capetillo 

Claudia Orellana

Cuando el coreógrafo Dagoberto Huerta, quien se quedó sordo hace cinco años, le avisó a la actriz Lorena Capetillo que quería trabajar con ella en un cortometraje que trata el tema de las personas con discapacidad auditiva ella se emocionó tanto que le envió un audio por WhatsApp. Minutos después él le respondió: “Lore, acuérdate que no escucho”.

Ella, muerta de vergüenza, y él, riéndose por lo sucedido, pasaron por alto la anécdota y siguieron hablando del proyecto que trata sobre una serie de 10 cortometrajes que incluyen danza y lenguaje de señas. Lorena será parte del segundo capítulo. El primero, con el actor Matías Oviedo, se estrena este lunes en el Centro Cultural el Corral, en Recoleta.

Dagoberto, ¿cómo lo haces para crear las coreografías sin escuchar?

-Es un trabajo muy detallado. Lo hago a través de la vibración de la música, entonces me enfoco en la vibración del parlante, la letra y un karaoke. Con eso puedo saber el ritmo, me lo aprendo y voy sacando la cuenta de cómo tengo que armar el baile.

¿Por qué quisiste trabajar con Lorena?

-Porque me di cuenta que es una persona que está interesada en nuevos desafíos. Profesionalmente es entregada y muy talentosa.

Lorena, por su parte, cuenta que siempre ha estado interesada en aprender lenguaje de señas, por lo que ser parte del proyecto es una gran oportunidad para ella.

¿Cómo logras comunicarte con él?

-Como él perdió la audición hace poco aún puede hablar. Entonces lo que hacemos es que yo hablo lento y modulo muy bien porque así puede entenderme. Él me responde y me va guiando.

¿Es muy complicado?

-No, pero si lo fuera es una experiencia de la que vale la pena ser parte, porque es un proyecto hermoso, enriquecedor.